Reseña Club Furies: Ambivalencias eléctricas, planetarias e intergalácticas en Hybrid Collective y Cybersoul

A lo largo de la pandemia, Hybrid ha seguido floreciendo como un centro global para que artistas de ideas afines se conecten y colaboren. No hay leyes estrictas de música aquí, excepto que tiene que ser genial y producida con amor.

Hybrid reune a las personas para explorar y crear nuevos enfoques y fusiones con la música electrónica. Para difundir aún más el amor, ahora está donando sus ganancias de su último lanzamiento a la organización benéfica líder en apoyo al cáncer del Reino Unido, trabajando en asociación con Touched Music, que ha sido una gran inspiración para Hybrid por todo el buen trabajo que hacen y la increíble música que lanzan.

Es así que Cybersoul, etiqueta creada por la disc jockey y productora Kim Cosmik en 2015, presenta la Compilación Varios Artistas Hybrid Collective 001, que junta para esta gran labor benéfica a productores muy interesantes tanto y cuanto talentosos.

Club Furies presenta la reseña completa de Hybrid Collective 001, que arremolina magníficas diecisiete pistas de Ambient, Electrónica, Bass, Breaks, Electro y Experimental, que fungen como centros orientadores, no restrictivos, que se asienten en un par de ambivalencias conceptuales, con otro par de elementos conceptuales: entre las pistas de baile terrícolas y viajes intergalácticos que se sumen en los intersticios del universo, y tensión y calma, que armonizan en conjunto.

Así abre ADJ con su Subklub en medio de interferencias extraterrestres, que bloquean las comunicaciones, después de lo cual la electricidad se libera y el viaje intergaláctico se reanuda, insertándose, después del despegue, en lugares agrestes, rocosos e intermitentes.

El remix de Andrew Duke a la original Dusty de K Hand es pura danza. En medio de un polvo inicial dormitando, el sonido de esta segunda pista lo reactiva para convertirlo en espirales de fuerza y energía que se prenden de luces neón y encienden la pista de baile.

Con lo cual nos encontramos en dos lugares simultáneamente —algo que sólo la música puede lograr—: en las pistas de baile del planeta tierra y en las de planetas lejanos y misteriosos. Sólo queda bailar para al final sumirnos en el infinito del universo.

Arsonist Recorder y su Halftime Tab presenta una serie de latencias Acid en forma de bulbos que permanecen vedadas para su explosión, escondidas en fuertes lazos y látigos de fuerza eléctrica que serpentean los obstáculos que vamos atravesando en esta travesía espacial.

BPMF presenta Liveatwhiteroom. Un estruendo sonoro que dinamita la pista de baile, con lo cual regresamos ipso facto a las pistas de baile más seguras del planeta para destrozar el suelo con danza desenfrenada que se va extender hasta que la misma pista muestra señal de interferencia en forma de machucones que van a alienizar el sonido, regresando a uno de los lados que fundan el concepto de este lanzamiento: el espacio exterior y su inexpugnable origen.

Los Retro Files de Fleck ESC presentan notas conceptuales que adhieren más elementos a nuestra ambivalencia: sonidos antiguos en medio de atmósferas antiguas cuyas notas eléctricas se sumen en el mismo tiempo. Así, el ambiente se hace contemporáneo en la lógica X-Files. ¡Extraordinario!

El Breakfast Mix de First Time de Hatch es lo que necesitábamos tras la tensión de la pista anterior. Por lo menos, eso parece de inicio: fresca, tranquila, pacífica. Tras lo cual se esconde una nueva ola de tensión eléctrica que termina por sumirnos en la profundidad de la noche en algún lugar abandonado en donde lo que único que suena es la música de Hybrid Collective 001.

Reflected de Ian Lee juega con sonidos que se reflejan entre sí, ocasionando que se forme un pinball que se extiende de manera intermitente hasta que los botones Nintendo agilizan la pista hasta su final.

Return To The Void de Kim Cosmik se realiza en el sonido, que deviene del silencio y el vació del universo para dar forma a un frenetismo analógico que, sumado a la pista anterior, nos aleja de la semántica propuesta, variándola y sumándole nuevos elementos conceptuales, que ya se habían vertido: tensión y calma en una nueva ambivalencia. 

Nuclear Jellyfish de Myoptik juega con sonidos que parecen ser de medusas nucleares: sonidos misteriosos y reactivos que se sumen en medio de circuitos descompuestos, ambiente que se despliega extensamente llegando en su clímax a valles de silencio y paz.

Wall de OLO y hmurd parte de donde termina la pista anterior: en medio del silencio, se levanta un muro de calma tensa y nerviosa, en medio de ambientes apocalípticos —elemento que se suma a la compilación— que resultan formidables. Wall es un hiato en la compilación que, además, nos retrotrae a nuestra primera ambivalencia: ambientes terrestres y extraterrestres.

Chasing Cosmos de Pablo Funk nos sitúa en noche de Halloween y Día de Muertos con esos halos terroríficos, cercanos a los de la película Halloween, que en su despegue llegan al centro de la pista de baile en forma de Electro y Acid cuya misión es sólo una: perseguir el cosmos. Y en dicha persecución, el sonido se pierde mientras se aleja de nuestra vista.

Más Electro sofisticado en las manos de Paul Hierophant y su Precision Agriculture que nos sume de nuevo en calmas sosiegas que nos trasladan a valles y lagos extraterrestres, jugando, esta vez, con nuestras dos ambivalencias —terrestre/intergaláctico y calma/tensión—, en el momento que el atardecer de Hybrid Collective se avizora.

Syrte y su Eliminate Repair reactiva la ambivalencia calma/tensión con látigos y latencias y bulbos que funcionan como catalizadores de ambas sensaciones que atraviesan cordilleras mediante nubes que flotan lentamente sobre ellas.

Out Of Phase de The Advent se presenta a propósito en desintonía, mediante la cual se construye a sí mismo en electricidad y percusiones que construyen un todo sonoro uniforme que logra ser muy efectivo en la pista de baile.

Accede de The Droid (UK) nos da acceso a la cualidad críptica de la cual se envuelve, en último término, esta compilación, sólo con pistas efímeras que se construyen a lo largo de la pista.

Conforme acaba esta misión sonora, nuevas misiones se abren en el horizonte. Así que Veronica Green presenta New Mission que termina por cerrar Hybrid Collective para abrir el camino a lo que sigue. ¿De qué se trata?

3bot y su Tubaformat juegan con sonidos diferentes, los que se adentran en paisajes disimiles frente a lo visto: una genialidad.

Título: Hybrid Collective 001
Artista: Varios Artistas
Sello: CyberSoul
Catálogo:
Masterización: Loz Grover en Crimson Sun
Trabajo de Arte: Kim Cosmik
Fecha de Lanzamiento: 1 de Octubre de 2021 por Bandcamp

Tracklist:
1. ADJ – Subklub
2. Andrew Duke, K hand – Andrew Duke remix of Dusty by K Hand
3. Arsonist Recorder – Halftime Tab
4. BPMF – Liveatwhiteroom
5. Fleck ESC – Retro Files
6. Hatch – First Time (Breakfast Mix)
7. Ian Lee – Reflected
8. Kim Cosmik – Return To The Void
9. Myoptik – Nuclear Jellyfish
10. OLO, hmurd – Wall
11. Pablo Funk – Chasing Cosmos
12. Paul Hierophant – Precision Agriculture
13. Syrte – Eliminate Repair
14. The Advent – Out Of Phase
15. The Droid (UK) – Accede
16. Veronica Green – New Mission
17. 3bot – Tubaformat

Sigue a CyberSoul:

SoundCloud | Bandcamp | Facebook

Club Furies:

Website | SoundCloud | Instagram | Facebook | Twitter | Linktree

Un comentario en “Reseña Club Furies: Ambivalencias eléctricas, planetarias e intergalácticas en Hybrid Collective y Cybersoul

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s